Hace más de 3000 años los celtas, un pueblo guerrero que habitaba zonas de Irlanda, Inglaterra, Escocia y Francia, celebraban lo que hoy conocemos como fiesta de Halloween, precisamente el 31 de octubre celebraban el fin de año con el Samhain, una fiesta pagana.

 

Con la imigración europea a los Estados Unidos, principalmente la de los irlandeses católicos en 1846, llegó la tradición de Halloween al continente americano. En la fecha del 1º de Samonis, que significa "reunión", y es el equivalente a nuestro 1º de noviembre, los celtas iniciaban el año. La llegada del cristianismo lo transformó en el día de Todos los Santos (y todos los Difuntos).

 

Alrededor de 1930 se popularizó la constubre de pedir dulces de puerta en puerta y, en la actualidad es una fiesta en la que los niños tienen un papel protagonista.

 

La fiesta de Halloween en AL COLE se ha convertido en toda una tradición, en la que el centro abre sus puertas sorprendiendo con una ambientación "muy terrorífica", a padres y a niños y niñas.

 

En esta fiesta intentamos unirnos familia y escuela en su preparación, y cuidamos hasta el más mínimo detalle para que resulte un éxito asegurado, compartiendo una tarde inolvidable que se añade a los recuerdos más significativos del curso para todos y todas.

 

 

Desde el cole nos encargamos de crear un cuidado escenario centrado en la temática elegida, este año la propuesta ha ido dirigida a reunir a los personajes más representativos del TERROR: vampiros, Frankensteins, momias y licántropos, y con esta propuesta las familias se esmeran en crear con cariño e implicación, caracterizaciones para los niños y las niñas que resultan auténticas obras de arte.

 

 

No puede faltar una gran merienda repleta de dulces caseros elaborados por la dir, que ya se han convertido en un hito con entidad propia en la celebración: galletas de Halloween, Carrot Cake, Cheesecake, Brownie, bizcochitos,...¡ñam, ñam qué delicias para el paladar!.

 

Nuestro particular 31 de octubre se caracteriza por ser una fiesta divertida, donde al ritmo de la música, lucimos nuestros disfraces, merendamos, recogemos chuches y las familias pueden hacerse fotos en un PHOTOCALL TERRORÍFICO que las manos artistas de las seños preparan.

Para los fans de la Cheesecake, aquí os explicamos la receta. Es fácil de hacer y como hemos podido comprobar queda de rechupete.

Ingredientes:

Base de la tarta: 12 galletas digestive y  80 gr de mantequilla

Relleno: 200 gr de requesón, 600 gr de queso de untar tipo Philadelphia, 5 yemas de huevo, 1c/s extracto de vainilla, 200 gr de nata para montar, 70 gr de harina de maiz, 5 claras de huevo y 160 gr de azúcar glas.

Preparación:

Base de la tarta: Preparar un molde demondable. Triturar las galletas y mezclarlas con la mantequilla derretida. Poner la mezcla en el fondo del molde y aplanarlo. Lo reservamos en la nevera mientras elaboramos el resto de la tarta.

Relleno: Mezclamos los quesos para que quede una textura más fina. Podemos hacerlo con la vatidora o con un robot de cocina con la pala de mezclar. Añadimos las 5 yemas de huevo a la mezcla de quesas y seguimos mezclando. Añadimos una cucharada de extracto de vainila a la mezcla. Seguimos mezclando. Añadimos la nata líquida de montar y continuamos mezclando. Tiene que quedaro todo bien ligado y fino, sin grumos. Añadimos la arina previamente tamizada a la mezcla. Y después reservamos en un bol. Batimos en otro recipiente las claras de huevo junto al azúcar glas. Juntamos la mezcla de los quesos con las claras batidas con el azúcar. Mezclamos para que quede bien ligado y lo añadimos al molde que teníamos reservado en la nevera con la base de galletas. Horneamos durante 1 hora a 150º solo dando calor abajo y otra 1h a 150º dando calor arriba y abajo. A disfrutarla!.

 

 

¡¡¡Os esperamos el curso que viene ... prometemos nuevas y espeluznantes sorpresas!!!